Lunes 19 Noviembre 2018

No puedo hacer pis si me miran: paruresis

  • Miércoles, 17 Octubre 2018 16:59
  • Escrito por  Fernando Azor

No poder orinar ante la presencia o cercanía de otra persona es algo común especialmente entre los chicos por la disposición de los urinarios. No tiene porque entrañar ninguna patología, si bien en algunos casos influye y dificulta el día a día de algunas personas. El nombre técnico de esta dificultad para orinar es paruresis, aunque a veces también se utilizan términos como el de vejiga tímida.

Tanto orinar como defecar, son dos funciones dependientes del nivel de relajación de los esfínteres. Sólo si estamos suficientemente tranquilos, permitimos que nuestros esfínteres se relajen. Esta es la razón por la que con tanta frecuencia recurrimos a ojear una revista, o el móvil mientras hacemos nuestras cositas. Quien está demasiado tenso no es capaz de aflojar la tensión del esfínter y se estriñe, en el caso de las heces, o retrasa el momento de orinar con los consecuentes efectos asociados: aumento de las infecciones, reflujo vesico-uretral, malestar, calambres, cansancio…

He asociado la dificultad de orinar con la dificultad de defecar, pero no son las dos únicas respuestas del organismo dependientes de los niveles de alerta, del nerviosismo y de relajación. También habría que destacar la respuesta de erección, la digestión de los alimentos, la capacidad para dormir, o a dificultad para tragar. Para cada una de ellas he enlazado un artículo específico por si le parece interesante profundizar sobre ello.

Consecuencias de la dificultad para orinar en lugares en los que no hay intimidad:

Se limitan los viajes con otras personas con las que no se tiene total confianza.
Dificultad para compartir habitación
Es un freno para iniciar la convivencia con una pareja
Pensamientos ansiosos en relación a dónde se va a ir y en dónde se puede tener la intimidad para hacer uso de un baño.
Ansiedad en entornos laborales y/o académicos.
“No puedo hacer pis si me miran” es consecuencia de:

1. No querer llamar la atención o ser juzgado negativamente

2. Cambio de rutinas y entornos conocidos.

3. Estar en un contexto que nos genera incomodidad o amenaza.

4. Estar nervioso

Pero en realidad lo que hay detrás de la paruresis es:

Una personalidad con elevada necesidad de control.
Y necesidad de ser bien valorado, o lo que es lo mismo, necesidad de no ser juzgado injusta y negativamente. de hecho si lo analiza ¿cuántos niños pequeños conoce que sufran paruresis? Cuanto mayor es más probabilidad de que se pueda desarrollar. Ser consciente de que podemos ser evaluados negativamente determina su aparición. Aquellos que sean más sensibles a la valoración pueden tener más problemas para relajar el esfínter a su antojo.

¿Quiere conocer las soluciones más útiles para la paruresis? Vaya a GabinetedePsicologia.com y ponga en el cuadro de búsqueda la palabra paruresis, podrá leer más sobre ello.

Visto 48 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Últimos Posts