LA REINGENIERIA SOCIAL… EN TRES CANTOS TAMBIEN…???

La ingeniería social es un término empleado en un doble sentido. Primero: esfuerzos para influir actitudes; relaciones y/o acciones sociales en la población de un país o región y, segundo: una manera de implementar o aproximar programas de modificaciones sociales.

La reingeniería social además de ser un termino filosófico es un término que se imbrica de manera directa con lo que vivimos cada día, “la demolición de lo que queda aun en pie”. Para no entrar en vericuetos semánticos les contaré como se introdujo en mi cabeza esta idea.

Toledo, mes de julio, caminando por sus estrechas calles y buscando lugares para visitar plano en mano. Nos encontramos con un señor que nos para y nos dice que si necesitamos ayuda porque son pocos los que van callejeando para conocer la ciudad, y no solo sus bares o fiestas.

Ante nuestra sorpresa, de pronto nos sorprende con una amplia capacidad comunicativa sobre los que ver y donde y deja caer la frase: “la reingenieria social se ha encargado de que no se conozcan las cosas como eran desde su inicio, creando otra estructura y otro caparazón para todo como si fuera nuevo y lo de antes nunca hubiera existido”.

Si lo pensamos, tiene sentido, el progreso es una cosa y otra totalmente distinta la desnaturalización histórica y cambiar mediante la manipulación los hechos o simplemente obviarlos pensando que todo está como ahora lo vemos, como por arte de magia.

Existen riesgos que están delante de nosotros, la sociedad del pensamiento único, la falta de aprendizaje, la educación sin modelo o el uso de la educación para fines políticos o de ideas fundamentalistas. Nos movemos entre el exceso de información y la desinformación sobre otros temas. Las consecuencias las vemos en la sociedad actual.

Tenemos la perspectiva religiosa, la educativa, la social y aquí vamos a intentar hablar de la perspectiva política.

Estamos en un periodo de crisis permanente, se asoma la recesión de nuevo o la desaceleración cuando gobierna el PSOE, pues siempre la llaman así, en vez de lo que en verdad es. Primer ejemplo de reingeniería política. No llamar a nada por su nombre.

Esta idea está muy analizada desde el punto de vista educativo y lo que se enseña a nuestros niños/as y desde el punto de vista religioso para seguir influyendo en la ética y moral de la sociedad, pero en la política al movernos entre el hastío y el descreimiento no nos damos cuenta de que la reingeniería nos ha invadido de manera absoluta.

Siempre me gusta enlazar los términos con la realidad tricantina como adalid de modernidad o así debiera ser. Una administración la municipal que cada vez es menos directa, menos cercana y menos útil para la vida de los vecinos y vecinas a pesar de que nos pretendan vender que la cercanía es pasear por las calles y hacer fotos del entorno.

Lareingeniería comenzó desde el momento en el que se cambiaron el color de los carteles de las calles, pero no las calles, se cambiaron los pavimentos, pero no el trazado, se modificó la fisonomía, pero no el objetivo ni la función social. Año 2019 para 2020, y seguimos con la misma Casa de la Juventud que en el año 1991.Pero en Tres Cantos la juventud es prioridad. Se cambiará la forma de presentar y el famoso envoltorio cambiará (la verdad que el de ahora es excelente) pero lo que se nos pretende decir es que nos olvidemos de donde vienen las cosas y por que se hacen unas y otras no, solo porque nunca antes se hizo nada bueno y porque el pensamiento único nos lleva a que lo de ahora es lo UNICO que ha existido.

Sin embargo, la realidad es que se pinta una pista de azul en vez que roja, se cambian las paredes y los accesos, pero no los servicios, y esa reingeniería se vende como original y como la única opción de hacer las cosas.

Dejo para la reflexión a Antonio Gramsci, político, periodista, filósofo, y teórico marxista italiano.Gramsci no cree que las ideas por sí solas, logren convencer a nadie, si antes no se trabaja sobre la conciencia individual criticando los fundamentos del realismo y del sentido común. En este sentido, destaca la importancia fundamental de la cultura de la imagen, que ataca más a lo emocional que a lo racional.Otro punto central del pensamiento de Gramsci, es la negación de la naturaleza humana individual ya que la traslada a un ente colectivo. Para Gramsci, la naturaleza humana no puede ser hallada en ningún hombre en particular, sino en toda la historia del género humano. Dicho de otra forma, el hombre es el género humano que se manifiesta en el devenir de la historia”.

¿Llegamos a tiempo o seguimos siendo “reingenierizados”?

José Carlos Ballesteros Luque

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual