Crónica de una chapuza privatizadora anunciada

El Partido Popular ofrece un servicio privado de logopedia a los colegios que es paralizado por la Inspección Educativa

Dos días antes de las elecciones del 26 de mayo, el Equipo de Gobierno convocó una reunión con los equipos directivos y los equipos de orientación de los colegios paraofrecer un servicio de logopedia desde el ayuntamiento para el curso 2019-20.Ganemos Tres Cantos denunció este hecho a la Junta Electoral de Zona (JEZ) por tratarse de un acto electoral del PP, pero presentado como un acto de la Corporación Municipal. La JEZ les pidió alegaciones. La contestación del PP fue suspender el acto.

Pasadas las elecciones, vuelven a la carga y hacen la reunión ofreciendo a los colegios un logopeda de una empresa privada (Logocole), pero con las funciones de los logopedas públicos que existen en los centros (realización de informes de valoración de los alumnos con necesidades, educativas especiales, actuaciones en horario lectivo, inscripción desde los colegios en un servicio privado, …). Ante las irregularidades expresadas por los asistentes, el PP decide ofrecerlo como una actividad extraescolar, pidiendo a los equipos directivos que distribuyan una carta, con fecha 7 de junio, a las familias, en la que aparece el sello del ayuntamiento junto al de la empresa privada. La actividad a las familias costará 120 euros al mes por dos sesiones semanales de 30 minutos y habrá sido subvencionada por el ayuntamiento en un 50%. No ha llegado ni a buen ni a mal puerto, la Inspección Educativa lo ha paralizado.

 El curso 2017-2018, el Consejo Escolar Municipal realizó un informesobre los recursos de los colegios públicos para los alumnos con necesidades especiales, concluyendo que era necesario un logopeda por colegio (en la actualidad se cuenta con medio). Este informe fue enviado a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid después de su aprobación por unanimidad del Consejo Escolar Municipal.

¿Y, ante esto, qué hace el PP de Tres Cantos? En lugar de solicitar y trabajar en la Consejería de Educación para conseguir un logopeda por colegio público, tratando de revertir los recortes educativos que viene sufriendo la escuela pública desde 2011, tiene laidea feliz neoliberal de privatizarlode tal maneraque la propia Inspección educativa les tiene que decir que no, que no pueden hacerlo.

El equipo de gobierno en funciones ha ofrecido a los colegios públicos el servicio de una empresa privada, poniendo el sello del ayuntamiento junto al de la empresa. ¿Hay algún interés no confesable por parte del PP para privatizar un servicio público que se tiene que ofrecer desde la Consejería de Educación?

Ganemos Tres Cantos

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual