EL PARDO 2 - 1 TRES CANTOS “B”

La inferioridad numérica resultó definitiva.

 TRES CANTOS “B”:    Marcos; Contra, Coke, Billy, Christian (Manu, 83’); Fonsi (Cristian, 80’), Cámara (Karim, 77’), Chuso; Jota, Canario y Sergio (Chispi, 59’).
ÁRBITRO:    Mario Delgado Mariscal.
GOLES:     0 - 1 (min. 52)  Canario;    1 - 1 (min. 79)  Emilio;    2 - 1 (min. 90)  Moreno.

 


El partido disputado en la tarde del domingo en el Campo de Mingurrubio, correspondiente a la vigésimo quinta jornada del campeonato de liga de Segunda Regional (Grupo 1) entre El Pardo y el Tres Cantos “B”, y que concluyó con la victoria de El Pardo por dos goles a uno.

Sin duda alguna, antes de comenzar el encuentro era uno de los partidos más complicados de jugar para el equipo tricantino de los que había en el campeonato, y es que al ser de tierra el Campo de Mingorrubio, este se convierte en la excepción de la temporada, como el Gran Premio de Mónaco en el Mundial de Fórmula 1. El Pardo como local lo utiliza como arma para convertirlo en un fortín, mientras que los visitantes acuden a él con dudas y desconfianza.

El primer tiempo se ajustó al guion que se podía predecir. Desde el principio el balón iba y venía de un campo a otro sin posibilidad de crear un juego vistoso y controlado. La imposibilidad de conducir el balón y realizar combinaciones entre los centrocampistas con pases rasos, obligaban a buscar juego directo. Pero la calidad del Tres Cantos “B” se hizo notar y poco a poco iba dominando el partido.

Durante el primer tiempo el equipo tricantino dispuso de dos claras ocasiones, la primera en un balón abierto a izquierda que recoge Canario, centra sobre el área y Chuso no llega por muy poco, y la segunda en un cabezazo de Coke que sale lamiendo el travesaño tras un saque de esquina. El Pardo durante el primer tiempo no creó excesivo peligro, por lo que al descanso el marcador reflejaba el resultado inicial de cero a cero.

Hay que reseñar el festival de tarjetas amarillas con las obsequió el árbitro a los dos equipos, en especial al equipo tricantino que en cuarenta y cinco minutos recibió nada más y nada menos que seis. Más de medio equipo amonestado, algo que resultó determinante en el transcurso del encuentro.

El segundo tiempo comenzó como había terminado el primero, con un Tres Cantos “B” en busca del gol y un equipo local pensando más en embarullar el partido en busca de un milagro.

Pero en el minuto cincuenta y dos de partido el Tres Cantos “B” iba a adelantarse en el marcador, cuando Canario recoge un balón largo, ve al guardameta local adelantado y dispara sobre la portería para establecer el cero a uno en el marcador.

Pintaba bien para el equipo blanquinegro, pero cinco minutos después se iba a producir la jugada clave del partido: Contra recibe la segunda tarjeta amarilla de forma rigurosa y el Tres Cantos “B” se queda con diez sobre el terreno de juego, cosa que resultó mortal de necesidad.

Con un jugador menos hubo que retocar el equipo con urgencia; Chispi sustituyó a Sergio para fortalecer la defensa, y aún así en el minuto sesenta y cinco, el equipo tricantino pudo marcar el segundo, cuando Chuso lanza un libre directo magistralmente y el balón cuando se colaba por la escuadra, lo roza el guardameta pradeño y lo envía a corner.
El paso de los minutos iba pesando como una losa, con El Pardo lanzado en busca del empate acercándose cada vez más a la portería tricantina. Hasta que en el minuto setenta y nueve, un saque de banda sobre el área blanquinegra provoca que el balón quede muerto en el área y el central Emilio lo aprovecha para lograr el empate en el marcador.

El Tres Cantos “B” sacó fuerzas de flaqueza intentando buscar alguna contra que le permitiese adelantarse nuevamente en el marcador, pero fue imposible dada la escasez de fuerzas a pesar de los cambios. Cuando ya se daba por bueno el empate y cumplido el tiempo reglamentario, otra jugada calcada al del gol del empate permite al delantero local marcar el gol de la victoria para El Pardo.

Varapalo importante e inmerecido, porque no hubo tiempo material para subsanarlo. Los quince jugadores tricantinos que saltaron al campo se dejaron el alma en un campo muy difícil para sus condiciones de juego y por supuesto merecieron otra cosa. Quedarse en inferioridad pasó una amarga factura. Pero hay nueve jornadas por delante, veintisiete puntos, y el Tres Cantos “B” mantiene la tercera posición, y lo mejor de todo es que depende de sí mismo para alcanzar su sueño.

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual