VEINTICUATRO ANIVERSARIO DEL CENTRO DE LA TERCERA EDAD de Tres Cantos

El pasado miércoles 25 de marzo al comienzo de la clase de Thai Chi uno de los alumnos comentó que el día anterior había habido una fiesta conmemorativa de la apertura del Centro.


Estas palabras desencadenaron en mi cerebro múltiples imágenes fotográficas, dicen los cinéfilos flash back, y veía en lugar del monitor, Enrique, al presidente de la Comunidad Joaquín Leguina, sentado tras una mesa con un abrigo beige. y buscaba a mas personas, pero el recuerdo fotográfico se me bloqueó por la ausencia hoy de Antonio Osuna, motor de tantas cosas que nos rodean,  y  del abuelo Paco, “mosca cojonera” para que consiguiéramos la realización del Centro de Mayores; buen hombre el abuelo divertido y tenaz.

Busqué entre los que quedamos aun vivos de aquella inauguración. Juan Ignacio, ingeniero  a pié de obra que vigilaba nuestro proyecto, controlando a la constructora, los plazos y calidades.

Cuatro años atrás habíamos ganado unas elecciones con un apoyo social mayoritario, que ponían tres concejales en el consistorio de Colmenar Viejo. Una agrupación independiente de electores había sabido representar el malestar generalizado de unos vecinos de Tres Cantos, había sabido concretarlo en un proyecto de ciudad Independiente, había sabido dirigirlo y llevarlo a cabo contra oposiciones frontales múltiples.

Es una tormenta de recuerdos, borrosos o nítidos según me concentro en ellos. Veo nuestra lucha vecinal que hoy me recuerda a PODEMOS. Si, el pueblo PUEDE, aunque solo sea para una pequeñez como la de convertir un barrio en una ciudad, que se veía peligrar y diluir como un azucarillo. No pedíamos una república, pero entre los vecinos había tormentas de ideas, que podían parecer peregrinas o ilusorias, ejecutables o no. ¿Proyecto educativo propio?, por lo menos colegios públicos; ¿proyecto de transportes , Ilusorio? Si pero lo convertimos en Tren de Cercanías; proyecto de Seguridad, una Comandancia de la Guardia Civil; proyecto de Sanidad, un centro de Salud; proyecto de mayores, este centro. Todo elaborado y discutido por los vecinos y asumido y/o dirigido por Antonio.

¿Que suerte tuvimos, o que conjunciones astrales nos confirieron tanto poder?...Yo creo que solo uno, los vecinos de Tres Cantos además de estar mejor formados e informados que la media nacional; en ese momento supieron unirse en defensa de sus ilusiones y deseos y Antonio y los que le acompañamos supimos conseguirlos. En tres años y pico habíamos convertido un sueño en servicios. Obviamente con mas de un dolor de cabeza pues los deseos son muchas veces como caprichos de niño, y no se podía hacer un centro de ancianos en cada sector o instalaciones deportivas en cada parcela vacía.

¡Que bronca la que me debería dar el monitor!. Tenia la cabeza rememorando, viendo caras, Armando Justado, Ana Vicente… ¡cuidado, para!. Todos son recuerdos positivos, agradables, de personas que colaboraban a un proyecto, tan moderno que hoy se etiqueta de “envejecimiento activo”, pero que algunos no veían. No decían “no lo veo”, decían no; querían un casino como ellos habían visto en nuestra obscura España franquista, querían café, puro, cartas, dominó, música y el bailongo, que no habían podido tener.

Es malo recordar, siempre aparecen algún secreto que no se puede contar. Puedes herir el honor de una persona viva o muerta. ¡Si hasta hay delitos que prescriben, por qué empecinarnos en recordar!. Cuantas cosas se llevó Antonio, que angustia en los vivos no poder decir. No vale la pena. En este “plano recuerdo” yo me veo absorto, preocupado por un dato que yo no tengo, y ansiaba;  ¿nos daban la solicitada Segregación?.  Leguina no soltaba prenda, y es lógico, faltaba un voto en la Asamblea, no sabíamos como votaría IU. ¿cuánto nos costaría ese voto?, no sabia. No hay algo mas angustioso que el no saber.  Tenia dos escenarios en la cabeza, dos listas electorales diferentes, un partido recién inscrito, para salir de la parálisis operativa de la agrupación de electores y la obstrucción administrativa. El tablero de ajedrez se me movía y las soluciones dependían de diversos escenarios complejos. Escenarios con personas en diferentes planos pero que no podía prever si eran importantes, accesorias o lo que es aun peor, engaños de un torero. ¡Que cachondo el abuelo Paco tenia un cabreo monumental!. Había un acuerdo de pleno que no se cumplía. ¡Dios mío que importantes somos cada uno de mostros, nuestro ego nos ciega tantas veces!.¡Cuanto esfuerzo en convencer, en templar!.

¡Vaya clase de Thai Chi, suspenso!. ¿Qué es un aniversario?, todos lo sabemos porque celebramos algunos hitos de nuestra vida.  Pero que es un aniversario de una organización.  Ya no es la celebración de un comienzo vital. No es el aniversario del arquitecto, a modo de un maestro cantero que construye un monasterio, aunque a Peridis le de pié para escribir una novela entrañable, o la del Obispo que funda una Universidad.

Es el aniversario del comienzo de un Servicio Público,  servicio a la comunidad. De una función, El Servicio al Ciudadano Mayor, al jubilado, servicio que se puede prestar de un modo proactivo, participativo, educativo, formativo y a la vez de entretenimiento, pero no de aparcamiento o adormecimiento y embrutecimiento. ¡Vaya clase!

El Servicio que se inauguró con Leguina era pionero y lo fue porque el personal dedicado a ello dirigido por Ana Vicente supo lidiar contra los estereotipos de un pasado para promover actividades creativas y estimulantes de la persona mayor. Problema complejo, ingrato pero además de creativo, beneficioso para la comunidad.

¡Vaya día!, ¡concéntrate!, olvida el Insalud, Inserso, Mangada, Renfe, Armando, CDS, Acosta, guerristas, leguinistas. ¿Cuántos viven? Ya son mayores, dejaron el partido hicieron su vida, ellos también fueron importantes, cuando no imprescindibles. ¡Que pena!, los acuerdos son públicos, las discusiones secretas. Cincuenta por doce, seiscientos, mas de seiscientos secretos. Éramos jóvenes, con hijos pequeños, problemas económicos, ilusiones, muchos cabreados, otros, otros veían oportunidades,… PODEMOS, se repite la atmosfera de TCU, sueños, soluciones, pactos acuerdos. ¡Vaya tormenta mental!, ¡vaya clase!.

Terminábamos un mandato, nos faltaba tiempo, mas tiempo, no hay tiempo, problemas personales que paralizan; si, hay problemas, no se cuentan, se perciben, pero hay un objetivo, unas fechas, un retraso, mucho retraso, las personas siempre han sido iguales, en las novelas siempre hay poderosos, amoríos, celos, obstrucciones, ¡caray piensa en el Thai Chi!

El Tren se retrasaba, el túnel de desvió de la base, ¡que duros los militares!, no pudimos pasar por debajo, el tubo del agua, otro retraso.
 
¡Es imposible borrar la mente!. Que suerte que nos hubiéramos reunido aquí tantas personas de la Administración, tan bien informadas, no había Wikipedia, cuantos pusieron su granito de arena… borra a los que torpedeaban. Hoy todos somos felices, más viejos,  pero felices, estamos de aniversarios y nos ponen lazos y envoltorios bonitos, nos cambian el enlosado, nos, nos otra vez … los gobernantes benefactores nos dan, “gracia que espero obtener de”.. cuanto franquista queda en activo, nos llevan de excursión,  nos quitan arriates pero nos ponen baldosas bonitas, las de hace treinta años ya estaban sucias.

¡Ay!,  PODEMOS… ¿podrá limpiar las letrinas?, irá a lo mollar o se enfangará en, en, …no son pequeñeces, son delitos, ¡pruébalos!. ¡Ay memoria, calla!, son pequeñeces, pobres hombres que no saben ni pueden ganarse la vida. Adolfo Suarez, PUBLICIDAD CAPACIDAD  y MÉRITO, que eso en España cuente,… cuenta la familia, el sindicato,…. las referencias son sencillas, de quien eres, leguinista o de los otros, es muy majo,… sufrió mucho..

¡Hay que pensar en el Thai Chi!. Que pena no hay participación, que bien estamos en nuestra casa, en casa del vecino que se las arregle, mal,  mal …los aniversarios son festivos no por celebrar una inauguración sino porque ha sobrevivido, gracias Ana; ¿que importa Montañés, Leguina Mangada?, han sido instrumentos de una voluntad popular; ¡el pueblo es soberano!, y si quiere puede. Ha sido un sueño ciudadano que ejecutamos porque lo soñamos entre todos, no en un despacho mas o menos ilustrado. El pueblo unido .. que lo une, los problemas; ¿que lo desune?... hay tantas cosas, rojos, azules… que va.. hay mas colores muchos mas casi tantos como personas e intereses, el reto es si podemos entender los diferentes deseos y necesidades y en Tres Cantos pudimos, aunque hoy luzca mas el envoltorio de celofán, los lazos y las flores. Todas ellas son cosas, y ¿las personas? Son ciudadanos,  son tricantinos.

Gracias Ana, perdón Enrique. ‘Vaya clase!

José Luis Rodríguez Eyre
Ex Alcalde de Tres Cantos

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual