TRES CANTOS C.D.F. “A”0–0C.D. MÓSTOLES U.R.J.C. “A”

REPARTO DE PUNTOS EN FORESTA


TRES CANTOS C.D.F. “A”: Iván Villar; Gerard, Rubén Muñoz, Rubén González, Kiko (Joaquín ´61); Emilio (Jesús ´70), Galiana,Billal (Carlos Cerezo ´45); Koné, Palencia, Miguel Pardo.
C.D. MÓSTOLES U.R.J.C. “A”:Aitor; Fratelli, David Gómez, Sardi, Ivo Carosini; Hugo Sánchez (Nacho Gil ´64), Jorge Rico; Oscar D. Saugar, Morato, Lominchar (Quique Vázquez ´72); Ian González.
GOLES:Sin goles.
ÁRBITROS:Jesús Nieva López, Alberto Imedio Baladrón y Pablo Gutiérrez Díaz-Güemes.


El reparto de puntos entre ambos contendientes del encuentro celebrado en los campos de Foresta en una agradable mañana para la práctica del fútbol, tuvo una acogida totalmente diferente para ambos conjuntos, por una parte para los locales significaba un gran paso para conseguir su objetivo de cara a final de temporada que no es otro que mantenerse en la categoría en ésta su primera temporada en la misma, por otra los visitantes venían a Tres Cantos con la firme intención de llevarse los tres puntos en litigio que les podían acercar a los puestos que, en principio sería su objetivo,no es otro que colocarse en los puestos de promoción para el ascenso de categoría.
Desde el inicio del encuentro las intenciones se vieron con cierta claridad, los visitantes se apoderaron del esférico intentando iniciar la jugada desde su meta y moviéndolo en el centro del campo para intentar proveer de balones a su peligroso delantero y goleador Ian González o bien por medio de las entradas desde la segunda línea compuesta por Óscar, Morato y Lominchar.
Por parte local un fuerte despliegue en el centro del campo apoyados tanto por Koné por banda izquierda como Miguel Pardo por la derecha para dificultar las intenciones visitantes ello unido a una firme línea defensiva originaba que en los primeros minutos no hubiese jugadas de verdadero peligro para ninguna de las dos porterías, hubo que esperar hasta el minuto 26 cuando una cesión de Ian a su compañero Lominchar dentro del área la finalizó éste con un disparo desde muy cerca que Kiko interceptó de forma milagrosa cuando ya se cantaba el primer tanto en las gradas a favor de los visitantes, de ésta jugada salió renqueante Kiko de tal manera que hubo de ser sustituido por Joaquín minutos después de comenzada la segunda parte o un disparo del mismo Ian en el minuto 35 que se fue ligeramente desviado por parte local, únicamente los intentos de Palencia por aprovechar alguno de los balones que intentaban servirle sus compañeros pero que siempre los tenía que luchar en inferioridad de condiciones al tener muy pendientes de él tanto a Sardi como a David Gómez.
En el segundo tiempo más de lo mismo si bien se acentuó el dominio visitante y, ahora sí, el sistema defensivo local, impecable por otra parte, se tuvo que emplear a fondo para mantener la portería defendida por Iván Villar sin perforar y, en última instancia era el guardameta el que solventaba la papeleta como en la ocasión más clara del C.D. MÓSTOLES en que el saque de una falta por parte de Lominchar a la frontal del área es prolongada de cabeza por Ian hacia el segundo palo dónde Morato, también de cabeza, envía a la escuadra derecha de la portería local y el meta tricantino hace la parada del encuentro enviando con la punta de los dedos el esférico al larguero siendo despejado posteriormente por los defensores locales.
Pero lo bonito de éste deporte es la incertidumbre cuando el marcador está igualado y, lo que son las cosas, a punto estuvo el TRES CANTOS C.D.F. de llevarse los tres puntos cuando ya en las postrimerías del encuentro y cuando los mostoleños estaban volcados totalmente sobre el campo contrario, un ataque local llevado a cabo por Koné cede el esférico a Palencia y éste a Carlos Cerezo que se encuentra con un balón dentro del área libre de marca pero su disparo le sale al lugar dónde se encontraba el capitán visitante Sardi que, con apuros, logra desviar a saque de esquina el lanzamiento.
En definitiva bonito encuentro muy disputado e intenso que, al finalizar el mismo, originó que algunas tensiones afloraran y surgiese alguna discusión entre los componentes de ambos conjuntos, discusiones que quedaron en anécdota una vez los jugadores pasaron por una reconfortante y merecida ducha.

PRIMA,

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual