NI EL CORONEL NI NOSOTROS TENEMOS QUIEN NOS ESCRIBA

  GABRIEL GARCIA MARQUEZ,
• Nº de páginas: 104 págs.
• Editorial: DEBOLSILLO
• ISBN 9788497592352

Tenía para leer el nuevo libro de Vargas Llosa “Las cinco esquinas”  un regalo que no me esperaba y que  me gustó mucho. Pero se cruzó su compadre Garcia Marquez de la mano de un trabajo escolar.
Así que se fue la vista y el gusto detrás del eterno Gabo y me quedé  hasta el final apenas al abrir la puerta y entrar leyendo a hurtadillas  los primeros párrafos para refrescar aquello que había leído en los hermosos años 70.
Gabo me perseguía. No fue casualidad. En las noches insomnes de un fin de semana, pasando canales pesadamente, descubrí un  documental, ya empezado,  en  el Plus y lo grabé. Hace unos días solo en casa, con vacaciones de por medio, lo vi, se llama “Gabo, la magia de lo real”. Lo recomiendo, cuando se les cruce, hagan lo mismo, grábenlo,  está presentado por un  otro buen escritor colombiano el novelista  Juan Gabriel Vásquez.
Entre todas las personas  que hablan de Garcia Marquez   en el  documental ,   Bill Clinton, aparece contando  cómo le  emociona la escritura del colombiano y también   asegura que Gabo, que  dada la  amistad de este con Fidel Castro,    Gracia Marquez trabajó para que el final  del  bloqueo sobre Cuba de  EEUU, que llevaba treinta años, fuera una realidad y que estuvieron,  ambos,  a punto de conseguirlo si no hubiera sido  por la legislación aprobada por el Congreso de EEUU que la hizo imposible, en palabras del entonces presidente.
Gabo intentó, como en sus libros, hacer lo imposible real.
Y unos días después de ver el  documental,  también me  persiguieron  las palabras,  saltando de escalón en escalón, sobre necesidad imperiosa de conseguir el libro “La crónica de una muerte anunciada”. 
Resumiendo la dramática situación en la que me encontraba, si en veinticuatro horas no entra el libro por la puerta de casa y sube las escaleras, el mundo está a punto de irse al carajo, utilizando una de las palabras preferidas de Gabo, junto a mierda.
La búsqueda del libro del premio nobel para que el adolescente que vive/habita en casa  pudiera hacer el comentario de texto del mismo se hizo mi misión vital. Así que me puse a ello, agobiado, y horas más tarde del ultimátum, entre fanfarria y en palanquín llegaba “La crónica…” pero eso sí, acompañándolo, disfrazado,  silencioso, llegó también  “El coronel…..”
Gabo, terminó de escribir este libro en Paris en 1957, donde había llegado en 1955 para ser corresponsal del El Espectador, que  fue cerrado por orden  el dictador Rojas Pinilla, Gabo sin cheque que le llegara periódicamente, conoció la pobreza, tuvo que recoger cartones y envases para poder comer, según sus propias palabras.
La espera del dinero para sobrevivir, en París, clavada en el estomago le guió la mano para redactar estas páginas memorables que para mí y para el propio autor es su mejor novela.
Comienzas a leer y esa anaconda silenciosa  se me fue enrollando en el cuerpo página a página desde el estomago que es de donde nació hasta dejarme sin aliento.
Subía con cada adjetivación, avanzaba horizontalmente sintiendo su frio cuerpo primero como un alivio pero después pude sentir la emoción en cada frase o reflexión del coronel.
Me fui a la sombra de su dignidad calle abajo  acompañándolo en su acecho disimulado al hombre del correo, hasta la orilla para saber si ese viernes  llega la prometida paga de oficial que hace décadas le habían  prometido.
Su entrega  a la causa de su coronel el mítico Aureliano Buendía, merecía esa  soldada que el gobierno se había comprometido con los que habían entregado las armas muy a su pesar.
El coronel no está solo, su mujer,  un heroica mujer que apenas vive para que el recuerdo de su hijo Antonio muerto en la gallera de un balazo, no se pierda, pone al protagonista en la apuesta de el hambre o la herencia del hijo un gallo ganador que les disputa los granos de maíz para hacer una sopa que los alivie de la rutina necesaria para estar vivos.
Cuando leía este párrafo que les traigo es donde la serpiente de Gabo  me dejo sin aliento:
“Es la misma historia de siempre”, comenzó ella un momento después. “Nosotros ponemos el hambre para que coman los otros. Es la misma historia desde hace cuarenta años.”
El coronel guardó silencio hasta cuando su esposa hizo una pausa para preguntarle si estaba despierto. Él respondió que sí. La mujer continuó en todo liso, fluyente, implacable.
--- Todo el mundo ganará con el gallo, menos nosotros. Somos los únicos que no tenemos ni un centavo para apostar.
--- El dueño del gallo tiene derecho a un veinte por ciento.
--- También tenías derecho a que te dieran un puesto cuando te ponían a romperte el cuero en las elecciones –replicó la mujer-. También tenías derecho a tu pensión de veterano después de exponer el pellejo en la guerra civil. Ahora todo el mundo tiene su vida asegurada y tú estás muerto de hambre completamente solo. “
La dignidad de lector me hizo enderezarme y acabar la lectura.
Días después de su lectura  cuando iba a entrar a   comprar el billete de la primitiva, me sentí como el coronel llegando el viernes a la espera del  barco del correo.

Felipe Gallego

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual