Miedo a cruzar puentes y túneles

En estos casos, la ansiedad se produce como consecuencia de varios factores: el estilo de personalidad, la vivencia de situaciones traumáticas, el nivel de actividad, la sensación de no acabar de resolver muchos temas pendientes en el día a día (no tienen porque ser situaciones graves, basta con que estén presentes y no acaben de resolverse), la tendencia a somatizar de cada persona, el manejo que se hace de las sensaciones físicas... y en especial, para entender el miedo a cruzar puentes o el miedo a pasar por túneles, la capacidad para tolerar sensaciones y no ser impaciente a la hora de alejarse de las sensaciones.


Como se puede entender por la descripción de síntomas que he hecho sobre las causas de la ansiedad, estos miedos están muy asociados a las crisis de ansiedad y al trastorno de pánico (no deje de pinchar en los vínculos para conocer mejor estos problemas) La realidad es que sin necesidad de que haya niveles de ansiedad altos, basta con que haya sensaciones físicas como mareo, inestabilidad, taquicardias, sudoración, o sensaciones de irrealidad en algún momento, para que si la persona se siente insegura, amenazada por perder el control mientras se está conduciendo, es suficiente para que a partir de ese momento aumente exponencialmente la atención hacia cualquier sensación que implique poder tener un accidente o no controlar bien el vehículo. Lo que busca una persona con estas características es que el cuerpo esté tranquilo, en un estado neutro que no precipite  ningún síntoma preocupante. Lo malo es que esta forma de conducir hace que constantemente se esté percibiendo amenazas, y se planteen interrogantes sobre si "¿tengo demasiado sueño?", "¿estoy cansado?"," ¿si me pierdo sabré volver? ¿y si resulta que me pongo malo?".

Pero, ¡¡¡¿qué tiene un puente o un túnel para producir ansiedad y bloqueo?!!! Pues tiene lo mismo que una peluquería, un cine, un tren, o un centro comercial: que no se puede salir de ese contexto en el mismo momento en el que se desea. Nuestra ansia por salir de un entorno, o nuestra intolerancia a sensaciones físicas intensas, se convierten el motor de nuevas sensaciones y en la causa de más deseo de salir rápidamente de un sitio en el que la persona lo percibe como estar atrapado.

Fernando Azor

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual