COMISIONES DE INVESTIGACIÓN ÚTILES

En términos generales las Comisiones de Investigación sirven para poco, por no decir para nada. El guion, las conclusiones y recomendaciones de las mismas lo escriben los protagonistas antes de comenzar las sesiones y no varían a lo largo de las reuniones, comparecencias y documentación, a pesar que muchas veces aparecen pruebas relevantes que modifican los planteamientos iniciales, cada partido o grupo político se aferra a “su verdad” sin importar “la verdad”.

En Tres Cantos, a petición y con los votos única y exclusivamente de Ciudadanos, se creó una Comisión de Investigación sobre el caso del Tagarral. Muy resumidamente el asunto consiste en que el Ayuntamiento de Colmenar Viejo y la Comunidad de Madrid (Tres Cantos no existía como municipio) reclasificaron un suelo, conocido como El Tagarral, pasando de urbanizable a protegido, esta decisión generó una reclamación de los propietarios que un juez aceptó condenando solidariamente a las tres administraciones (Comunidad de Madrid, Colmenar Viejo y Tres Cantos), y que a lo largo de los años supuso una indemnización con intereses de 63 millones de euros que abonó la Comunidad de Madrid. En 2014, la Comunidad de Madrid reclamó al Ayuntamiento un tercio, es decir, 21 millones de euros.

La Comisión de Investigación tuvo que sortear muchos problemas legales para su ejecución pues no existe una normativa local que las regule, por eso una de las conclusiones fue pedir al pleno que regule la constitución y funcionamientode este tipo de comisiones. Otra de las cuestiones que dejó mal sabor de boca fue la imposibilidad de hacer públicas las sesiones de la misma y los audios de las comparecencias.

Aunque lo realmente importante es que por unanimidad de todos los grupos políticos acordamos conclusiones y recomendaciones sobre el asunto. Sólo recogimos hechos probados y fuimos capaces de presentar un documento al pleno para el acuerdo que aportase soluciones hacia el futuro presentando los hechos del pasado para aprender de los errores.

Juan Andrés Díaz Guerra

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual