LA CULTURA: VANGUARDIA Y TENDENCIAS

Tres Cantos ha sido siempre un municipio referente y conocido por su programación cultural, la estructura técnica y los políticos, de las diferentes etapas que hemos tenido a lo largo de la breve historia del municipio, han conseguido los niveles más altos de reconocimiento y prestigio de nuestras actividades culturales.


Esta situación está cambiando y debemos ponerle freno, e invertir esta tendencia. Los máximos responsables de la Cultura municipal, técnicos y políticos, tienen que trabajar juntos y recuperar una programación cultural a la altura de nuestra ciudad y nuestros ciudadanos.
Además, desde otras posiciones colaboraremos con propuestas, que van desde el aumento del presupuesto municipal en el área de cultura, hasta el incremento de la aportación municipal a actividades concretas (Festival de música de Tres Cantos, exposiciones individuales, …), pasando por la búsqueda de patrocinios entre el empresariado tricantino.
La contribución a la cultura debe suponer un apoyo real a la promoción de la misma entre los vecinos y a un respaldo a los técnicos municipales para que la programación cultural pueda ser elegida, de entre la disponible, con un nivel aceptable de gasto con respecto a las opciones elegidas. Y que supongan una oferta variada, de calidad y a la altura de nuestro municipio.
Además, habrá que eliminar las barreras arquitectónicas de nuestras instalaciones y ampliar la oferta para personas con discapacidad, lo que supone programar con sensibilidad y acordando con los operadores culturales un tipo de experiencias que ya se ofrecen en muchos municipios, exposiciones para personas invidentes, espectáculos de compañías con personas con discapacidad, …
En definitiva, tenemos que mejorar nuestra oferta cultural, ampliar nuestros horizontes y devolver el esplendor y prestigio a un área que se ha abandonado a su suerte y que necesita del apoyo y el impulso de lo público, desde la experiencia y eliminando improvisación y bisoñez.

Juan Andrés Díaz Guerra

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual