UN NEGOCIO INDIVISIBLE

Cuando un municipio lleva a cabo un Plan de Urbanismo una de sus principales intenciones es proveerlo de un equilibrio entre la necesidad de crecimiento para las personas que quieren quedarse a vivir en él y a la vez, que no merme en absoluto la calidad de vida de los que ya viven, impidiendo su movilidad o haciendo escasas las dotaciones. Por ello, el urbanismo es la principal competencia de las entidades locales.

En 2004, el Partido Popular decidió entregar esta competencia con todo lo que ello suponía a una empresa externa, teniendo en cuenta que se había creado una Empresa Municipal justo a ese efecto unos meses antes, raro era pero jamás imaginamos que esta acción fuese una dejación tan ostentosa de funciones por parte de quienes gobiernan este Ayuntamiento.

Durante los años de crisis del sector se nos vendió que tener nuestro desarrollo en manos ajenas era lo mejor que nos podía pasar para poder seguir adelante, por eso, a pesar del flagrante incumplimiento del contrato respecto de los plazos, se estimó que era entendible que estuviese parado, y no se sancionó el retraso, algo que era incompatible con la explicación anterior.

Comulgar con esas ruedas de molino, no pareció ser suficiente, esta compañía decidió controlar el desarrollo quedándose la propiedad de muchos porcentajes irrisorios en cada parcela con la aquiescencia de la mayoría política gobernante. Esto ha supuesto que nadie pueda llevar a cabo ninguna promoción sin que ellos lo decidan. Por lo que algunas cooperativas de tricantinos se ven abocados a ir a los juzgados para poder deshacer esos proindivisos o si no, esperar a que los planes de esta mercantil pasen por ese desarrollo.

Cuando hace más de un año le manifestamos esta preocupación a nuestro Alcalde, pareció tomárselo en serio, un año y pico después hemos concluido que todo aquellos era, lo que acostumbra a hacer, un amable paripé. Lo que no sabemos es, si no tiene ningún ascendiente sobre el concesionario del Plan y disimula para no reconocer que no pinta nada o es conocedor del tema y cree que el desarrollo de negocio de la privada es más importante que dar cabida a los cooperativistas tricantinos.

Colmenar con el mismo Plan ha dado servicio ya a casi 3.000 colmenareños más que nosotros y eso que lo suyo es un consorcio que en principio podría parecer más lento pero, lejos de toda conjetura, lo que no es entendible es lo nuestro, que estemos en manos de alguien para el que Tres Cantos es una chincheta más en su mapa mundial de desarrollo y primen más sus intereses que los nuestros. Una pena quienes renuncian a gobernar…

Aruca Gómez. Portavoz de Ciudadanos
     Tres Cantos @ArucaGomez

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual