SERVICIOS PÚBLICOS Y CALIDAD DE VIDA

Los Servicios Públicos responden a las necesidades de los ciudadanos y deben tener la calidad suficiente para que éstas sean satisfechas. Cuando el gobierno municipal emplea recursos públicos en centros de salud, centros educativos, carreteras, iluminación, jardines o limpieza están invirtiendo en mantener la calidad de vida de los vecinos. Todos los gobiernos lo hacen, ese no es la cuestión principal, sino como lo hacen y en que fijan sus prioridades.

Cuando un gobierno gasta más en tener los mejores jardines que en contratar una ambulancia que atienda nuestras urgencias, y como consecuencia de eso fallecen vecinos que se podían haber salvado con una atención urgente, cuando un gobierno gasta más dinero en elegir farolas bonitas que en mejorar la atención de nuestros hijos en los colegios, sobre todo aquellos que tienen necesidades especiales, cuando un gobierno emplea más recursos obtenidos de nuestros ingresos en fiestas y conciertos que en mantener la seguridad en nuestras calles con policías con medios, preparados y bien pagados, en definitiva cuando los gobiernos municipales, los más cercanos al ciudadano se olvidan de lo importante, hay que recordárselo.

En nuestra ciudad, necesitamos mejorar los servicios sociales, la asistencia a mayores y personas con discapacidad, la policía de proximidad, la atención de las urgencias y especialidades médicas (incluida la pediatría), el apoyo educativo y las necesidades reales de las familias, el transporte interno y las conexiones con Madrid y las ciudades de alrededor, el apoyo en la búsqueda de empleo y los instrumentos para el emprendimiento, promoción del arte y la cultura que generan nuestros vecinos, acceso a la vivienda defendiéndonos de las empresas que se enriquecen a costa de la necesidades de los jóvenes y personas con pocos recursos, la transparencia en la contratación de bienes y servicios y en el personal, fomentando el asociacionismo y la iniciativa de los vecinos, reduciendo impuestos y recortando gastos superfluo (desayunos, cócteles y vinos españoles).

Todo esto se consigue, dedicando los recursos públicos prioritariamente a estas áreas, eliminando trabas burocráticas a los vecinos, facilitando la iniciativa vecinal y cooperativa, eliminando la competencia desleal del Ayuntamiento hacia algunos emprendedores de nuestra ciudad, creando espacios de convivencia donde se comparten experiencias y proyectos, favoreciendo la transparencia en la contratación en el Ayuntamiento y las Empresas municipales, la colaboración del Ayuntamiento con los vecinos y sobre todo con austeridad y control del gasto.

Entre todos podemos mejorar Tres Cantos y definir las áreas prioritarias para que nuestros impuestos se gasten de verdad en políticas públicas necesarias y eficaces.

Juan Andrés Díaz Guerra

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual