Una rectificación. Otra información

Tres Cantos, 07 de julio de 2017.-  La libertad de prensa en nuestro país existe o al menos debería de existir, como también debería de ser una prensa objetiva. Los medios de comunicación privados informan y opinan en base a esa libertad y a sus criterios; otra cuestión son los medios públicos que deberían de ser totalmente asépticos en la información y en su opinión, pero eso es otra historia.  Y entonces ¿a qué viene ésto?, se preguntarán. Se lo voy a contar.


 Y para empezar, vaya por delante mi agradecimiento a los medios privados locales y comarcales que recogen la información y la opinión de los distintos partidos de la oposición de nuestro municipio, y en el caso concreto al que me voy a referir, al Boletín Tricantino. Un medio de comunicación que nos brinda a todos la posibilidad de trasladar, mes tras mes, a través de nuestros artículos nuestra opinión.
 Obviamente esta relación tiene dos partes que nos basamos en el respeto mutuo. Si bien compartimos unas cosas y otras no, y comentamos las editoriales de uno y los artículos del otro, pero sin más.  
 Sin embargo, en el editorial del pasado número sí entendí que no se trasladaba una opinión, sino que se hacía referencia a una mínima parte de una intervención mía en el pleno de mayo, sacada fuera de contexto y que distorsionaba el argumento que realice. Así se lo hice saber al director de este medio y quedamos que enviaría una rectificación para incluir en este número. Rectificación que he convertido en este artículo para, al mismo tiempo, informar de lo que ocurrió en ese punto del pleno que se puede comprobar en el video colgado en la web municipal.
El párrafo del editorial al que me refiero dice: “La Iglesia Católica tricantina está de enhorabuena por la cesión municipal de una parcela en el crecimiento de Tres Cantos. En el pleno que se llevó a cabo la cesión la portavoz socialista dijo que existía una relación directamente proporcional entre la religiosidad y la poca inteligencia, negándose a votar favorablemente”.
El punto que se trataba, efectivamente, era la cesión gratuita de una parcela a la Iglesia Católica. Mi intervención en el pleno de mayo en representación del Grupo Socialista se basó, al igual que otra realizada dos meses antes, en la decisión unilateral del PP para la cesión gratuita de una parcela cuando todavía no se ha planificado los terrenos necesarios para dar respuesta a los servicios que el Ayuntamiento debe ofrecer para educación, sanidad, administración, cultura, etc., y que afecta a todos los tricantinos. Planificación que venimos solicitando al gobierno una y otra vez sin obtener respuesta, y que de hecho en el mes de mayo denuncié en un articulo en este mismo medio.
A continuación de explicar nuestra posición sí que hice referencia a que nos había llamado la atención que el grupo de Ciudadanos dos meses antes, cuando ya se trató este mismo tema, hubiera defendido su voto a favor de la cesión de esta parcela a raíz de un informe donde se decía que la religión hacía más felices a las personas. Por lo que incidí que hay otros informes de todo tipo, por ejemplo, que la religión evidencia una relación negativa entre religión e inteligencia. Y que en cualquier caso las personas que son creyentes, de cualquier religión, ni todas son felices ni todas son menos inteligentes. Simplemente no entendíamos que el fundamento para la cesión gratuita de una parcela fuera un informe sobre la religión.
La rectificación está hecha, y también la información que quería transmitir. Por supuesto que cada uno de Vds tendrá su opinión al respecto, pero si me gustaría que fuese en base a lo que ocurrió realmente.                                                                                                          

       Lydia Martínez Mora
Portavoz del Grupo Municipal
   Socialista de Tres Cantos

 

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual