Fernando Azor (43)

Cuando nos fijamos objetivos es necesario alcanzar un grado importante de motivación e implicación. Hay que ser capaz de esforzarse para ganar en una competición, para llegar a tiempo a una cita, para acabar un trabajo pendiente, para dar una charla, o para cuidar a los hijos. Es necesario que sepamos qué queremos conseguir y es importante que nos ilusione alcanzarlo. La realidad es que todo esto puede no ser suficiente para conseguir lo que queremos. Ser constante y pelear por lo que se quiere suele ir unido a una serie de consecuencias, que aunque pueden parecer pequeñas, cuando se suman pueden ser las responsables de un desgaste muy notable.

Sentirse mal es algo que no gusta. Dependiendo de cada persona la capacidad para tolerar el malestar es diferente. Hay malestares que objetivamente son más bloqueantes que otros. El malestar está presente en muchas de las situaciones que afrontamos en la vida: por la muerte de alguien querido, por un despido, por una enfermedad y sus síntomas asociados, por una ruptura de pareja, por lo que se tarda en aprender algo, lo que se tarda en montar un mueble de Ikea, hacer una cola o lo que tarda una cafetera en calentarse para poder preparar una café.

Síntomas depresivos

La tristeza, la sensación de estar deprimido, y en su extremo la depresión, es un signo de que algo no está bien: tenemos demasiadas cosas que hacer, hemos perdido algo importante, hemos roto una relación de pareja, nos hemos esforzado para conseguir algo durante mucho tiempo y no hemos sido capaces de conseguirlo… En ocasiones es la inercia natural de la persona la que marca esta tendencia a estar deprimido. Digamos que hay personas que tienden más a la melancolía, incluso sienten algo de placer al encerrarse en sus pensamientos y recuerdos tristes (mejor incluso cuando se acompaña de música en sintonía con el estado de ánimo). Así pues podemos hablar de tendencias naturales, unidas a experiencias y maneras de resolver las situaciones que se producen en la vida. Este sumatorio hace que se pueda estar deprimido.
Para algunas personas es como una maldición, no pueden dejar de pensar y de darle vueltas a un montón de situaciones cotidianas. Se adelantan a lo que pueda pasar  e intentan darle soluciones a cada amenaza que detectan. Cuando están con gente piensan en cómo habrán interpretado lo que han dicho, cuando están solos, piensan en los que van a hacer luego, en la ropa que se pondrán, en el conflicto con el jefe y lo que tendría que decir… La realidad es que es fácil en la sociedad en la que vivimos vivir en el futuro y en el pasado, y poco en el presente. A Edmun Burke, filósofo inglés del siglo XVII se le atribuye la frase: “vivir es construir nuevos recuerdos”. La verdad es que es muy cierto que sin presente no hay pasado, pero nuestro ritmo de vida nos centra quizás en exceso en lo que ya pasó o en lo que prevemos que pasará.
El olor corporal consecuencia del sudor, del cuidado de la boca, o de la manera en la que la persona hace la digestiones de los alimentos, puede ser un punto de conflicto y fricción con quienes convivimos a diario.
Las habilidades de cada persona para expresar sentimientos es muy variable. Hay personas que aprenden de sus padres y amigos a expresar sus sentimientos, a darles forma, a identificar soluciones y a hacer peticiones concretas. Esta habilidad es como un escudo contra la depresión y la ansiedad. Permite poner palabras a las emociones. Permite que las ideas se puedan categorizar y analizar para que podamos resolver o aceptar lo que nos pasa. Cuando esta habilidad no se posee o está poco desarrollada, hay que esforzarse en conseguirla. La vida mejora… mucho.

Parentificación ¿Qué es?

La parentificación es un término que hace referencia a los roles entre padres e hijos. La parentificación puede definirse en pocas palabras como un proceso por medio del cual el niño se convierte en el padre de su padre. Durante el proceso de parentificación, un niño o un chico joven acaba asumiendo una responsabilidad mayor de lo que corresponde a su edad y madurez.

¿Las tareas se posponen con demasiada frecuencia?, ¿Se dice a menudo que ha de hacer cosas pero no las acaba? ¿Se propone tareas, se enfada consigo mismo y se siente culpable porque frecuentemente las retrasa? ¿Cuando pospone una tarea suele tener buenas razones pero se convierte en una constante?, entonces es posible que procrastine.

Page 1 of 6

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual