PACTA SUNT SERVANDA

Con el latinajo del título de este artículo, desde tiempo inmemorial se establece un criterio en el acuerdo entre partes,que es un principio de respeto y estabilidad, que quiere decir, que los pactos están para respetarse. Cualquiera que llega a un acuerdo tiene que saber que lo acordado es ley entre las partes y debe cumplir escrupulosamente lo establecido, en caso contrario lanza un claro mensaje: “no soy de fiar”.


En Tres Cantos, en las últimas elecciones ningún partido político obtuvo mayoría suficiente para gobernar en solitario. Después de conversaciones y negociaciones, Ciudadanos, con su abstención, permitió que el Partido Popular gobernase sólo con sus nueve votos. Aunque se firmó un acuerdo para sacar adelante cuestiones importantes para los ciudadanos. Además, desde entonces, cada año, a través de la aprobación de los presupuestos municipales, se fijan las líneas de trabajo y las políticas que se van a desarrollar durante ese ejercicio presupuestario.
El talante de estos años, 2015, 2016 y 2017 ha sido de respeto y colaboración. Y lo que es más importante se han respetado los acuerdos por ambas partes, con muy pocas polémicas y de menor calado, que en algunos casos eran fruto de una interpretación que requería ser clarificada por una o ambas partes.
En 2018, esta dinámica de diálogo y entendimiento está en entredicho debido a dos cuestiones: una de ellas, el gasto descontrolado en comunicación de Alcaldía y la segunda, la falta de transparencia en la contratación de personal en la EMS. El primero seguro que responde a una falta de explicación de las acciones que se llevan a cabo y que estoy seguro de que se dará debida cuenta y se solucionará en su momento, y tendrán una explicación plausible. La segunda de las cuestiones me temo que es un intento de engaño, y que dejar pasar el tiempo sin tomar las medidas necesarias es una decisión calculada para no cumplir lo acordado y poner de excusa la imposibilidad de llevarla a cabo sin perjudicar un servicio.
El futuro es incierto, nunca se puede saber quién necesitará a quién, ni donde estaremos cada unos de nosotros y los otros, pero lo que si garantiza el presente es que los que “cumplen los pactos” son de fiar y se puede contar con ellos, los que no los cumplen o ponen excusas para cumplirlos, no merecen crédito, ni se puede contar con ellos.
Tal vez algunos intentando utilizar la segunda parte del latinajo: “rebus sic stantibus” quieran explicar su incumplimiento, pero eso,seguramente, merece otro artículo.

Juan Andrés Díaz Guerra
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual