Tres Cantos en grande

Cuando una ciudad funciona con una normativa urbanística de 2003 revisada para aumentar densidad en 2004 y deja a los mandos a una constructora cuya cuenta de resultados es su normal motivación, pasa esto, que visitas el nuevo desarrollo y se parece al actual Tres Cantos como un huevo a una gallina.
 
¿Quiere decir que está todo perdido para recuperar aquella zona? No. Quiere decir que el actual gobierno de la ciudad no es capaz de asegurarlo puesto que ni siquiera se ha molestado en hacerlo durante todos estos años de gobierno. A pesar de tener en su mano herramientas para armonizar el crecimiento ha creído que tenía cuestiones mejores que resolver ¿cuáles? pues en Urbanismo ya les digo que ninguna. Una sola ordenanza es lo que han conseguido aprobar con los votos de sus supuestos contrincantes, es el único fruto que ha dado esa área durante cuatro años y que sigue prohibiendo cerramientos de terrazas en la ciudad.

¿Quiere decir que otros partidos lo harían? No, no han propuesto un solo cambio, todo lo más ha sido sumarse a alguna de las nuestras- eso sí, demonizando la libertad de empresa y la provisión privada de servicios públicos sin argumentos objetivos- como modernizar las zonas, por ejemplo, industriales, e incluir en ellas espacios deportivos, como gimnasios de crossfit o pádel indoor. Incluso si nos remontamos a cuando estos partidos tuvieron algo que ver con el gobierno de nuestra ciudad, no sorprendieron, también aumentaron la densidad de la ciudad, en zonas como la Estación e invadieron zonas verdes en el Parque con los chalés. Más de lo mismo.
 
Nosotros sabemos que después de 15 años esta ciudad necesita cambios de usos, revisiones normativas y un montón de cuestiones que solo nosotros tenemos en cuenta. Megaestructuras electorales, ¿es eso pensar en grande?no, eso es solo que sea grande y creer que los electores no pensamos en para qué y cómo se financian estos proyectos ¿Es lo que se espera de un político que no sólo no resuelve los problemas que existen o los que ellos mismos hanprovocado sino que tratan de distraernos con fuegos florales sufragados con nuestro propio dinero?
 
Ir a unas elecciones desde el gobierno, tanto para el PSOE de Pedro Sánchez como para el PP de Jesús Moreno significa hacer campaña desde el gobierno, con todos los medios públicos a su alcance, trampeando presentando proyectos o aprobando decretos que confeccionan empleados públicos, y que ellos mismos creen que les sitúa más cerca de su objetivo compartido, no perder el gobierno a toda costa. Da igual si para ello hay que, a última hora, agujerear la ciudad o las cuentas públicas lo importante es mantenerse. Piensan,” aunque se vea el dopaje de lejos, los ciudadanos sabrán recompensarlo”. Eso recuerda hábitos y tiemposantiguos de bipartidismo en estado puro.
 
Convertir Tres Cantos, no solo en una ciudad limpia y bonita, que ya lo es, sino en una ciudad moderna en la que hacer las mejores dotaciones para mayores, nuestra Ciudad del Mayor, sí es pensar en grande. Ubicar las grandes empresas que hay dentro de nuestra ciudad y molestan a nuestros vecinos en el nuevo polígono industrial, sí es pensar en grande.
 
Facilitar en las naves nido se pueda compatibilizar taller y vivienda, eso sí es pensar en grande. Querer que el conocimiento y el aprendizaje para la prosperidad de nuestros niños y jóvenes en materias tecnológicas y humanísticas, más allá de los colegios, sea permanente y en nuestra miniciudad,“Tricantópolis”, eso sí es pensar en grande. Que cada Club deportivo tenga las mejores instalaciones para desarrollar su actividad y que todos los tricantinos por salud, estén asesorados ypractiquen alguna actividad deportiva o física, eso sí es pensar en grande. Hacer que podamos disfrutar de opciones de ocio, diversióny relaciones sociales sin molestar a nuestros vecinos al otro lado de la 607, sí es pensar en grande.
 
Para todo esto y mucho más, Ciudadanos es tu voto útil.  Todo lo demás es solo contratar y sabe cualquiera.
 
Aruca Gómez
Portavoz Cs Tres Cantos

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual