Viernes 19 Octubre 2018

MUJERES

  • Lunes, 16 Julio 2018 16:44
  • Escrito por  Vicente López

Mientas escribo estas líneas, los miembros de la manada ya ha pagado la exigua fianza y están libres. Una ignominia para la víctima, para las mujeres y para los hombres feministas. Aún queda mucho camino por recorrer para alcanzar una sociedad justa e igualitaria, donde comportamientos deleznables queden cuasi impunes por una cultura intrínseca en la sociedad que provoca un sentido de posesión del hombre hacia la mujer que las culpabiliza de todo lo que las pasa: visten provocativas, cómo se la ocurre ir por la noche sola, etc.

No nos engañemos, mientras sigamos justificando y riendo comportamientos, comentarios y chistes que denigran y normalizan los abusos contra las mujeres, continuaremos perdiendo como sociedad. O mientras continuemos aplaudiendo la cosificación, es decir, cuando se las percibe como un objeto, sin sentimiento y solo con la función de otorgar placer a la mirada del hombre, es el principio para la justificación de la posesión y, por consiguiente, de la violencia hacia ellas.

Constantemente escuchamos hablar de pactos de Estado, de leyes, de acciones para combatirlo, pero la realidad es que son vacuas las palabras porque sin dinero inyectado por las administraciones no se consigue nada. Y es aquí donde se disocian deseo y realidad: deseamos una sociedad igualitaria pero no invertimos lo suficiente para conseguirlo. Sin planes de igualdad con dotación económica para llevarlos a cabo o planes específicos de educación y concienciación para las generaciones actuales y, por supuesto, las venideras, no lograremos nada. Pero insisto, sin dinero no se consigue, y sin una apuesta decidida para eliminarlo, tampoco.

En Tres Cantos no contamos con planes específicos ni de igualdad ni de concienciación. La dotación económica que el gobierna del PP destina a todas las políticas que atañen a las personas de forma directa suponen un 15% del presupuesto. Aquí se incluyen área de educación, servicios sociales, sanidad, innovación , empleo, inmigración, cooperación al desarrollo, familia e infancia, juventud, personas mayores, personas con discapacidad, personas con dependencia y, por último, mujer. Ridículo, sin duda, y toda una declaración de intenciones sobre sus prioridades. No basta con dar titulares de apoyo a las mujeres victimas de violencia de género, de concentrarse en la puerta del consistorio si no priorizamos en los presupuestos medidas concretas que combatan el gravísimos problema que tenemos como sociedad.

Yo quiero un Tres Cantos que sea ejemplo de igualdad de trato, de respeto y de lugar seguro para todas las mujeres. Que exportemos nuestro modelo educativo y de concienciación a otros municipios, que tengamos planes de igualdad ejemplares, que seamos el espejo donde se miran el resto. Comencemos a construirlo en los presupuestos y con la participación de todos y todas.

Modificado por última vez en Lunes, 16 Julio 2018 16:46

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Síguenos en Facebook