La Comunidad diseña 23 rutas para bicicleta de montaña en el Parque Nacional de Guadarrama

· Permiten el uso de la bicicleta minimizando el impacto en el medio natural

· Se utiliza la señalización de la IMBA y están clasificadas según dificultad en verdes, azules y rojas

· El Ejecutivo ha elaborado el Decálogo del Buen Uso de la Bicicleta en el Medio Natural

 

El viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación delTerritorio, Enrique Ruiz Escudero, acompañado por la alcaldesa de Navacerrada, Izaskun Urgoiti, presentó hoy en esta localidad serrana las 23 rutas para bicicleta de montaña que ha diseñado la Comunidad de Madrid en el Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama. Las rutas, que suman 627 kilómetros en el interior del Parque, en la Zona Periférica de Protección y en el Área de Influencia, están clasificadas según su nivel de  dificultad yson tanto circulares como de ida y vuelta. El viceconsejero presentó además un Decálogo del Buen Uso de la Bicicleta en el Medio Natural, con las reglas, obligaciones y recomendaciones para practicar deporte de forma responsable.

El objetivo de estas rutas para bicicleta es favorecer el deporte sostenible en el Parque Nacional, con unos recorridos que  aúnan todas las condiciones para la práctica del ciclismo, con vías de más de tres metros de ancho, garantizan la mínima afección al medio y son compatibles con su conservación.


La Sierra de Guadarrama y el Parque Nacional son una de las zonas tradicionales de esparcimiento de Madrid en  las que disfrutar del ocio ligado    a la naturaleza y a los deportes como el ciclismo. La Comunidad de Madrid busca el equilibrio entre el ocio responsable y la conservación   del medio ambiente, especialmente en los Espacios Protegidos, sabiendo que el ciclismo de montaña es un medio  de acercamiento al medio natural que permite disfrutar y conocer los valores culturales, naturales y paisajísticos de la naturaleza.

“Recorrer el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama en bicicleta es una de las mejores formas de conocerlo -afirmó Ruiz Escudero- dado que
permite llegar a su corazón y, en muchas ocasiones, es un reto para los deportistas, por la verticalidad de sus laderas, pero su uso debe ser
compatible y siempre subordinado a la conservación del medio ambiente y cumplimento de ciertas normas, que hemos recogido en el Decálogo del
Buen Uso de la Bicicleta en el Medio Natural, aplicable tanto en nuestro Parque Nacional como en otros puntos de la Comunidad”.

De la Fuenfría a La Jarosa en tramos señalados para bicis Las 23 rutas para bicicleta del Parque Nacional van desde  Somosierra a los pinares del Guadarrama en el entorno de La Jarosa, con distintos niveles dedificultad y con recorridos que van  de los 6,14 kilómetros de la ruta de la Dehesa de la Golondrina, que hoy visitó el viceconsejero en Navacerrada, a la del
Valle de la Fuenfría con 65,53 kilómetros. Entre las más accesibles (rutas verdes y azules), la ruta de la Dehesa de Los Molinos y la que atraviesa el Valle del Lozoya, entre El Cuadrón y Rascafría, con vistas al embalse de Lozoya, y entre las que presentan más dificultad (rojas), la de las Calderuelas, en Rascafría, o Las Zetas, en La Pedriza.

Las rutas están señalizadas con el sistema de la asociación española de la Mountain Bycicling Association (IMBA), con pictogramas colocados a lo
largo de cada ruta, en un fondo blanco con señales en marrón, de fácil comprensión e internacionales, y sus dimensiones permiten al tiempo una
fácil lectura y su integración en el entorno.

Los pictogramas indican la dirección a seguir por el ciclista para completar la ruta con indicaciones de confirmación, de  peligro, de enlace, de camino erróneo, de doble sentido y de otras informaciones. Las señales se encuentran cada 200-500 metros,  dependiendo de las peculiaridades del tramo de la ruta.

En bicicleta, siempre por los caminos autorizados

Los aficionados a la bicicleta cuentan además con el decálogo del Buen Uso de la Bicicleta en el Medio Natural que recoge normasbásicas parapracticar este deporte en la naturaleza, con consejos para antes de iniciar la actividad, como el uso de casco y protectores o llevar agua o alimentos, y dos puntos principales: por un desplazamiento sostenible y por un compromiso responsable con el medio ambiente.

Así, el decálogo recuerda que está prohibido circular fuera de las vías pecuarias, pistas y caminos públicos, que el peatón y el caballista tienen
prioridad, por lo que se debe reducir la velocidad al aproximarse a ellos, que a velocidad moderada aumenta la seguridad del ciclista y del resto de los usuarios y que cada deportista debe ser responsable de sus propios residuos.


Además, se recuerda la obligación de respetar las indicaciones de las autoridades, a las que, además, se debe notificar cualquier agresión al
medio ambiente; también que no se debe causar molestias a la fauna o dañar la flora, poniendo especial atención en la época de nidificación de las
aves, que el espacio es de todos y que, por supuesto, no está permitido hacer fuego.


Tanto este decálogo como el folleto sobre las Rutas en Bicicleta por el Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama, con todos los detalles de las
distintas rutas, se pueden encontrar en los Centros de Visitantes del Parque (Valle de la Fuenfría, Valle del Paular, La Pedriza y Peñalara).

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual