Cómo convencer a alguien para que vaya al psicólogo.

De vez en cuando me preguntan sobre cómo convencer a alguien para que vaya al psicólogo. Se encuentran bloqueados porque ven a algún familiar o amigo mal, pero éste rechaza una ayuda profesional. Normalmente suelen existir algunas objeciones o dudas que hace que se retrase o evite la ayuda de un psicólogo. Las razones principales con las que me encuentro son:


•    La persona cree que no es para tanto, que no está tan mal como para pedir ayuda.

•    Considera que no van a saber qué le ocurre.

•    Teme que crean que está fatal, o que está loco.

•    Considera que es de débiles pedir ayuda e ir al psicólogo.

•    No quiere darse por vencido porque cree que si lo hace se puede hundir completamente.

•    No quiere ser dependiente de nada o de nadie.

•    Piensa que puede acabar empastillado y dejar ser él mismo.

•    No sabe por dónde empezar a buscar un psicólogo.

•    Dudas sobre si puede fiarse de quien le ayude, o si será alguien que no tenga afinidades con él y sus experiencias de vida.

•    En caso graves, como sería el caso de esquizofrenia o trastorno delirante, puede unirse la imposibilidad para ser consciente de su problema.

•    El coste de las sesiones.

        Es importante que la persona que no quiere la ayuda psicológica tenga en cuenta algunas ideas para valorar un posible inicio de un tratamiento:

•    Las personas somos bastante parecidas, tenemos diferencias significativas, pero hay muchos procesos psicológicos que se repiten con frecuencia.

•    Los psicólogos clínicos son profesionales que tienen una formación extensa sobre el comportamiento humano, y se especializan en el manejo estrategias de ayuda en situaciones en las que el malestar aparece.
•    Existen diferentes enfoques terapéuticos, y hay estudios relevantes que hablan de la eficacia de cada una de ellos.


•    Probablemente la calma y el bienestar acaben apareciendo en algún momento tras estar mal, pero si podemos abreviar ese proceso ¿merece la pena intentarlo?

•    Pueden encontrarse tratamientos en función del presupuesto de cada uno. Asociaciones y unidades clínicas de universidades, la seguridad social, y por supuesto gabinetes y centros privados.
        Consejos para facilitar la aceptación de la ayuda psicológica.

•    Escoja un buen momento y un lugar adecuado para proponer la opción de visitar a un psicólogo. Evite hablar durante las reuniones familiares o cuando exista algún conflicto abierto.

•    Sea empático. Pregunte sobre sus sentimientos, escuche activamente (pida aclaraciones y repita con sus palabras lo que le está contando), hable de experiencias que usted también ha vivido y que tengan similitud con las que le están contando.

•    Aproveche los momentos en los que la persona se sienta mal para hablar sobre una posible psicoterapia. Puede que le resulte más fácil ver la necesidad de ayuda.

•    Deje que el otro pueda sentirse molesto y esté a la defensiva cuando se lo propone, no busque cambios rápidos.

•    No presuponga o interprete causas o razones que no esté manifestando la otra persona. Hable de su percepción. No ponga en boca del otro frases u opiniones.

•    Pida que le dé una oportunidad a un psicólogo, siquiera para una primera cita.

•    Facilite artículos, libros y páginas web de profesionales que ayuden a formarse una imagen más adecuada de la ayuda que es posible recibir. Este mismo artículo puede compartirse con alguien que duda sobre la necesidad de ir o no a un     psicólogo.

•    Explique la diferencia entre psicólogo y psiquiatra.

•    Facilite el proceso de búsqueda de un psicólogo y concierte una cita. Si finalmente decide no ir, consulte usted al psicólogo de todos modos. Hable con él acerca de cómo convencer a alguien para que vaya al psicólogo.
•    Ofrézcase a pagar o subvencionar el tratamiento. Una excusa frecuente es que la terapia es demasiado cara.

•    Ofrézcase a acompañarle a la primera consulta.

                                                                                                                                                                                                                                                                                     Fernando Azor

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual