Lunes 10 Diciembre 2018

SANIDAD PÚBLICA. UN TESORO INFRAVALORADO Capitulo 2

  • Miércoles, 30 Mayo 2018 10:43
  • Escrito por  José Luis Rodríguez Eyre

En el capitulo anterior hemos visto que la Sanidad Pública es una conquista social europea, que genera un Derecho Fundamental, reconocido por las Naciones Unidas en 1948.

Esta conquista ha ido generando legislación ingente en relación a las múltiples facetas que se abren con el reconocimiento de la Salud como un Derecho Fundamental. y como tal conquista es gestionada.

Pues bien, esta conquista como cualquier otra, necesita Recursos económicos y personas que la ejecuten; lo que genera inmediatamente resistencias y oportunidades de negocio. Resistencias por parte de aquellas personas que ideológicamente no aceptan el cambio, y oportunidad de negocio en aquellas que ven en la nueva conquista un nuevo nicho económico.

Las élites políticas que consideran la Salud cono un nicho económico, y por tanto un Servicio Mercantil consiguieron que la Organización Mundial del Comercio (OMC) que legisla sobre el tráfico de Mercancías desde 1947 tratara a la Salud como un Servicio, en el año 1986, al igual que la educación y servicios postales, que hasta entonces eran considerados Servicios Públicos.

Detrás de esta ideología, cuyo mantra es que lo público es ineficiente, subyace la ideología del libre comercio, ideología dominante que ha sacralizado al “mercado” como regulador de toda actividad humana, que como mantra es repetido por los dirigentes de Partidos Políticos Conservadores de todo el mundo y sus medios de comunicación, (1) y (2), y que en lo tocante a lo que nos interesa, la Sanidad ya fueron denunciados en 1971 en otros por el medico ingles Julian Tudor Hart, que formuló la llamada ley inversa del cuidado de la salud, según la que a mayor intervención del mercado en el sistema de salud, menor cobertura y mas pobre calidad de la atención médica para los sectores de la población que mas la necesitan.

En lo tocante a nuestra Sanidad Publica, haré una somera sinopsis de nuestra historia. Centrándome en la faceta de la Asistencia Sanitaria, que es una de las que hoy engloba la Sanidad.

Nuestro actual sistema sanitario, cristaliza el año 1908 durante uno de los Gobiernos de Antonio Maura, pero no tiene hospitales propios hasta 1965. Actuaba como cualquier compañía de Seguros, abonando gastos a las instituciones existentes, hospitales públicos de las Diputaciones (Hospitales Provinciales), de las Universidades (Hospitales Clínicos) y Clínicas privadas, principalmente de Ordenes religiosas.

Esta formula de “conciertos” pervive hasta la actualidad, porque nunca tuvo los suficientes recursos propios hasta que se creó la red Publica de “ciudades sanitarias” que comenzó con La Paz en Madrid, y que se fue extendiendo durante 10 años. Esta creación de hospitales se acompañó de un nuevo modelo de Formación de los Facultativos que se ha demostrado muy eficaz. El MIR (médicos Internos y Residentes) que a partir de 1970 generó el número necesario de profesionales homogéneamente formados para la atención de los pacientes del Sistema. Éste crecimiento explosivo de una red publica de asistencia sanitaria de la mejor calidad existente en cada momento, llevó como consecuencia primera la progresiva desaparición de las clínicas privadas de las ordenes religiosas y privadas como la Clínica de la Concepción de Madrid o Fundación Jiménez Díaz que pasó de la cúspide madrileña a su desaparición absorbida por la administración (es una clásica socialización de las perdidas que hoy es moneda habitual), así como de los Hospitales públicos de gestión de Diputaciones o de otros Ministerios (Interior, Educación etc.).

Este sistema de formación que se ha demostrado tan eficaz, hizo de los Hospitales Públicos, no solo centros de primer nivel asistencial, sino que además los convirtió en centros de investigación, que incrementaron, no solo el conocimiento, sino que generaron desarrollo económico y prestigio institucional por encima de figuras personales particulares. E innegablemente subieron nuestros índices científicos, de salud y económicos. Por tanto produjeron un retorno a la sociedad que supera la mera asistencia sanitaria a la población.

Así en el momento actual, año 2014 existe una activo material acumulado hasta la actualidad que no solo se basa en el continente y contenido de todas las Instituciones Públicas , que es inmenso. Sino además en el intangible que supone los miles de profesionales que trabajan dentro del sistema público, y que hacen de la España actual lugar de referencia para una asistencia de gran calidad y barata que es reconocida por agencias tan poco sospechosas como la Agencia Bloomberg (3) y por gobernantes como el Consejero de Sanidad, Sr Güemes que durante su mandato tuvo la osadía de reunir en un hotel de Madrid a “inversores” Norteamericanos para vender la “oportunidad de negocio” que había en la comunidad de Madrid explotando la gran calidad de los profesionales sanitarios, ¡como si fuéramos los siervos de su finca!. Consejero del gobierno dirigido por la Sra. Esperanza Aguirre, creadora del problema actual con la construcción de siete “hospitales” no necesarios mas que para las compañías constructoras involucradas. Consejero que denunciaba el turismo sanitario pero que no tenia empacho, como es lógico, de permitírselo a su suegro. Consejero que nunca se preocupó de poner los medios para cobrar a otras comunidades Autónomas, compañías de Seguros etc., en una palabra, para mejorar la gestión en vez de hundirla. Esto es administración desleal.

En la conferencia que dio origen a esta exposición hice hincapié en los términos EFICIENTE versus EFICAZ que desarrollaré próximamente , porque el mantra actual que nos invade culturalmente consiste en denostar lo “publico” haciéndolo similar a ineficiente, y lo privado igualándolo a la idílica “eficiencia”.

Esto se consigue fácilmente haciendo critica con trazos gruesos, burdos y grotescos de organizaciones y sistemas sociales de toda índole. Y que el ser humano ha usado siempre para criticar al, o lo diferente, desde un presupuesto “ideológico” que le beneficie o reafirme en sus prejuicios. De este modo caricaturesco, y simplista cualquier interlocutor capta los defectos que se exponen como propios y exclusivos del grupo criticado. Nosotros vivimos con estereotipos culturales, que todos asumimos sin análisis critico, y que solemos explotar consciente o inconscientemente en nuestras relaciones cotidianas, en la defensa de nuestras tesis, sean estas del tipo que sean.

En el fondo hay preguntas muy simples que no se plantean. ¿por qué discutimos? Es obvio que hay visiones cosmológicas diferentes, unos creen en el individuo, como ente autónomo, independiente, y capaz de resolverse su vida de un modo autónomo, negociando con su entorno su bienestar, porque dispone de recursos materiales con los que conseguir sus fines; y si no los tiene o sabe explotar es su problema. Pesemos en la tranquilidad nocturna si hoy alguno de los ciudadanos de nuestro entorno estamos dentro de este perfil.

Creo que nadie se verá en él, aunque disponga de todos los recursos primarios y excedentes suficientes para comprar en el sacrosanto mercado lo que le falte. Pero de hecho hay mucha gente que se cree este principio de individualidad e independencia y lo lleva a extremos que convierten en Ley sus creencias, y no analiza sus consecuencias.

El próximo día veremos la otra visión, la colaborativa.


(1) https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=GUy4fwKSLzc

(2) http://esmola.wordpress.com/2010/11/18/los-duenos-de-la-informacion/

(3) http://www.bloomberg.com/visual-data/best-and-worst/

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Síguenos en Facebook