Una organización austera

La Administración municipal, como cualquier gran organización, tiene la potestad de llevar a cabo sus actividades creando las estructuras necesarias para la ejecución de sus competencias. Debe hacerlo bajo el principio de defensa del interés general y de acuerdo con criterios de eficiencia, jerarquía, descentralización, coordinación y sometimiento pleno a la Ley y el Derecho.

El pasado 4 de julio se celebró el Pleno de organización del Ayuntamiento de Tres Cantos. En él, el Grupo Popular realizó una decidida apuesta por la austeridad como principio de la actuación administrativa. Sólo desde el rigor en la gestión es posible abordar los compromisos de transformación que hemos comprometido para la presente legislatura.

Al contrario de lo ocurrido en otras localidades, en Tres Cantos hemos optado por la reducción de la estructura de la Junta de Gobierno pasando de cuatro a dos tenencias de alcaldía. Ello no significa una reducción de la capacidad deliberativa del ejecutivo local porque, al contrario, cada Junta de Gobierno tendrá una partedeliberativa compuesta por la totalidad de los concejales delegados de Área.

Del mismo modo, en ese Pleno fue aprobado el régimen de retribuciones, dietas y protocolo político con la congelación de salarios y el mantenimiento del mismo equipo de confianza. Como muestra de transparencia el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Tres Cantos ha apoyado que las presidencias de las comisiones de Vigilancia de la Contratación, Ciudad y Personas estén en manos del Partido Socialista, Ciudadanos y Ganemos, respectivamente. En definitiva, el compromiso de austeridad, transparencia y prudencia en la gestión ha empezado a cumplirse desde el primer día.

Lo ocurrido en el Ayuntamiento de Tres Cantos contrasta de manera rotunda con lo sucedido en otros municipios de nuestro entorno en los que el cambio de gobierno ha llevado aparejadas transformaciones organizativas con incrementos de salarios y aumento del personal de confianza. No podemos aceptar, por tanto, críticas a un supuesto rodillo que practica la austeridad frente al gasto, incluso para sorpresa de quienes esperaban o demandabanincrementos de los gastos organizativos.

Hemos manifestado en reiteradas ocasiones que el equipo de Gobierno de Jesús Moreno ha entendido el apoyo mayoritario de los tricantinos en términos de compromiso y responsabilidad política. Los vecinos esperan de nosotros que cumplamos con el programa electoral, que llevemos adelante los grandes retos de transformación urbana, que sigamos construyendo el futuro de la ciudad en términos de integración, sostenibilidad y equilibrio social.

Nos mueve el interés común. Actuamos en representación de quienes nos votaron y de quienes no lo hicieron porque el servicio público que define nuestro cometido debe procurar las mayores cotas posibles de igualdad, eficiencia y desarrollo de los derechos y las libertades en el entorno de esta gran ciudad.

Estoy seguro de que contaremos en este empeño con el apoyo de los funcionarios de nuestra Administración local, con el trabajo incansable del equipo de Gobierno, con la contribución de los vecinos y con la vigilancia de la oposición, pero la capacidad de decisión final debe pertenecer a quien tienen el encargo ejecutivo de llevar adelante los proyectos sometidos al escrutinio de las urnas.

Nuestro proyecto incluye el fomento de desarrollo urbano, la generación de empleo estable y cualificado, la promoción de las actividades culturales y deportivas, la creación de las condiciones necesarias para la mejora en materias esenciales como la educación, el medio ambiente, salud pública, juventud, seguridad, movilidad y participación ciudadana. Es alto el compromiso, pero es igualmente grande el estímulo con el que cumplir con nuestra principal responsabilidad: servir a los tricantinos.

Redacción

Compartir este artículo