LIDERAZGOS SIN LÍDERES

Con unas nuevas elecciones en ciernes, con la política o la ausencia de política citada cada día en las redes sociales,unidoal hastío ciudadano tenemos una ecuación perfecta que da como resultado la pregunta, ¿tenemos lideres o es un concepto anticuado?

Autores como Bryman, Burns, Kouzes, Linz y Posner entre otros, definen el liderazgo politico como una relacion de intercambio entre líder y seguidores a traves de la vision que comunica el primero como elemento incentivador.

Curiosamente, en la era de los partidos políticos todos tenemos la sensación de que existe un mayor personalismo que nunca. Partidos centenarios como PSOE ahora se les encasilla en el “sanchismo”, partidos nuevos como Ciudadanos, solo tiene a Rivera como referente cada día en sus intervenciones. Lideres ¿que representan a quién?

En este sentido, la cuestión en disputa es el fenómeno de liderazgo en su articulación con la idea de la representación política.

¿Votamos a siglas o a personas? Es destacable como cada vez con más frecuencia los elegidos comunican que “tienen un mandato de los ciudadanos para llevar a cabo sus políticas”, pero sin embargo no tienen ninguna responsabilidad para cuando, como en este caso, no llegan a acuerdos para formar gobiernos o no conforman mayorías con nadie y arrastramos medidas heredadas o políticas erráticas año tras año. Así como tampoco hay responsabilidades en cuanto a los resultados, en ese sentido todos recordamos los conceptos de “culpa in eligendo y culpa in vigilando” de los lideres que se equivocaron al elegir a sus compañeros de viaje o en vigilar a los que no hicieron lo que debieran.

Como reflexión, y siempre apelando a la aplicación mas cercana y práctica, ¿ustedes creen que podemos concluir que actualmente en nuestra ciudad, nuestra Comunidad y nuestro país tenemos liderazgos o lideres que de manera burocrática se han apoderado de las estructuras?

¿Seguirían a estos líderes de manera que pusieran en sus manos cuestiones vitales para su existencia? Sinceramente creo que ahí está la respuesta clave. Ninguno de nosotros creemos que estemos dejando nada importante en sus manos porque la representación política esta en crisis, como la economía o como la sociedad y sus valores. En verdad pensamos que este el sistema menos malo y que cada uno de nosotros lo haríamos mejor,que los lideres son prescindibles totalmente pero no querríamos estar en su pellejo. Conclusión, se debe poner en revisión el liderazgo en toda su extensión, porque el gobierno de cada sociedad ya ha creado su tentáculo que es la administración y esta no sabe de líderes, sino de procedimientos.

La búsqueda de los rasgos de líderes han sido una constante en todas las culturas durante siglos. Escrituras filosóficas como la República de Platon, las Vidasde Plutarco han explorado una pregunta básica: «¿Qué cualidades distinguen a un líder?».

La teoría de los rasgos se exploró a fondo en una serie de obras del siglo XIX. con los escritos de Thomas Carlyle y Francis Galton. Carlyle identifica los talentos, habilidades y características físicas de los hombres que llegaron al poder y Galton, examinó las cualidades de liderazgo en las familias de los hombres poderosos, concluyo que los líderes nacen.

A mediados del siglo XX, sin embargo, una serie de exámenes cualitativos de estos estudios llevó a los investigadores a tener una visión radicalmente diferente de las fuerzas impulsoras detrás de liderazgo. Las personas que son líderes en una situación puede no necesariamente ser líderes en otras situaciones. (liderazgo situacional). Mientras en Occidente el liderazgo se estudia desde perspectivas democráticas y autocráticas, en Oriente se desarrolló según el confucionismo la idea del líder como un ser erudito y benévolo, apoyado por una gran tradición de piedad filial.

Todo se traduce en la frase que ahora esta muy acuñada en los nuevos tiempos: “me representa o no me representa”. Y ustedes, ¿se sienten representados por nuestros lideres que no lo son?

José Carlos Ballesteros Luque

Compartir este artículo

Fernando Azor - Psicología

Felipe Gallego

Edición Impresa Actual