Autoritarismo, política de trinchera e infantilismo

Pasan ya seis meses del nuevo gobierno de Jesús Moreno tras la mayoría absoluta que logró en las pasadas elecciones municipales. Si bien, la gestión municipal sigue siendo muy parecida a la del mandato anterior, si hemos detectado 3 matices que nos parecen preocupantes o llamativos.


Lo más preocupante es un cierto aire autoritario que se vislumbran en la gestión política de nuestro Ayuntamiento y que la ciudadanía no debería dejar pasar por alto.
La aprobación del ROM es el ejemplo más claro. El Reglamento Orgánico del Ayuntamiento (ROM), es el instrumento por el cual se organiza el debate político, el trabajo municipal y el control de la oposición. Así como la participación de la ciudadanía en estas tareas. Pues bien, Jesús Moreno ha sido incapaz de aprobar un reglamento consensuado con la oposición. A veces, los acuerdos son complicados, pero en este caso el Partido Popular ha aplicado el rodillo de la mayoría para aprobar un ROM que entre otras cuestiones, limita la participación de la ciudadanía en los asuntos municipales y reduce la capacidad de control de la oposición. En la inmensa mayoría de los Ayuntamientos de nuestro país este reglamento se aprueba por consenso, es una pena que Jesús Moreno ni lo haya intentado, despreciando así al 55% de los vecinos de Tres Cantos.
Otro rasgo preocupante que vemos es la política de trinchera que está desarrollando Jesús Moreno en algunos asuntos. En sus declaraciones a los medios no duda en cargar responsabilidades a otras administraciones si aquellas están gobernadas por partidos que no son el suyo. Los problemas de la M-607 son el ejemplo más claro.
Jesús Moreno no duda en cargar contra el ministerio de fomento, responsabilizándole de todo lo que pasa en la M-607, sea o no el responsable. Sin ir más lejos, el otro día criticaba, incluso, que el ministerio informara de los cierres programados, cuando la semana anterior la crítica era que el ministerio no informaba. No hay lealtad institucional y ni ganas de resolver los problemas, parece más preocupado en sacar algún rédito para la promoción interna en su partido, atrincherado tras las siglas de su partido, que en encontrar soluciones y colaborar con el resto de administraciones para mitigar los problemas de movilidad a lo largo de la M-607.
Por último, menos grave, pero igual de llamativo, es un cierto infantilismo político en la promoción del equipo de gobierno. Resulta cómico ver cómo en los actos institucionales, donde toda la corporación debe aparecer unida, Jesús Moreno ordena hacer las fotos retirando y seleccionando a sus concejales y dejando fuera a los concejales del resto de la corporación. Echen un vistazo a las fotografías en esos actos, se selecciona minuciosamente las fotos donde no se ve a la oposición. Si están todos juntos, los concejales del Partido Popular se separan del resto buscando al fotógrafo municipal para ser retratados. Igual de cómico e infantil ver a una Concejala del equipo de gobierno entregar un premio a otra Concejala del mismo equipo de gobierno que decide a quien se premia. Según dicen, era un reconocimiento al buen hacer de los trabajadores municipales. ¿no hubiera sido mejor que lo recogiera un trabajador o una trabajadora?.
En definitiva cierto autoritarismo, política de trinchera e infantilismo. Tres rasgos que empezamos a ver en la acción de Gobierno de Jesús Moreno y que nos preocupan. Tres Cantos se merece unos políticos a la altura de la ciudad que queremos ser.

Ruben Moris
Secretario General de la Agrupación
Socialista de Tres Cantos

Compartir este artículo