LA SEGURIDAD ES RESPONSABILIDAD DE TODOS

Una de las cuestiones que a casi nadie nos gusta es que nos miren con condescendencia, encasillándonos en el papel de víctimas y obligados a dar pena. Es un recurso muy utilizado por aquellos que, de estar en esa situación, consideran que no podrían sobreponerse a ella, con sus exiguos recursos y su mínima experiencia vital.
Reaccionar de esta forma, poco tiene que con ser empático y sí paternalista, haciendo uso de una sobreprotección que lejos de ponernos a los mandos de nuestra vida y darnos herramientas, nos hunden el papel secundario sin darnos posibilidades de elección.
 
Los gobernantes que adoptan este papel de “salvapatrias” en lugar de escuchar a las personas, valorar la situación, adecuar la solución al caso y ceñirse a lo que las personas demandan y necesitan, acaban por tejer una red clientelar que ajustan a ese deseo de tener un público cautivo agradecido.
 
Cuando esta actitud, se convierte en un hábito, los gobiernos deciden, con argumentos manidos, qué información como ciudadanos podemos digerir y cuál no, considerándonos no aptos para mantener la actitud idónea en cada caso y siempre nos visualizan atemorizados, sobrepasados y alarmados, si tuviéramos toda la información. Así los problemas de seguridad ciudadana son silenciados a su antojo y la información no trasladada para nuestra propia protección.
 
El mantra de que la información es poder, hace mella, cuando lo que tenemos todos ya es exceso de ella y lo que nos falta es alguien que nos ayude a separar el grano del trigo, ahora ya lo falso de lo verdadero pero sobre todo, que confíe en el buen criterio y el sentido común de sus gobernados para dirigir sus vidas.
 
Lejos de constituir, como en otros países,  patrullas ciudadanas para hacer el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, o de solo asistir y llevar a cabo talleres de defensa personal o de cómo estar alertas, tenemos derecho a saber si nosotros, o nuestras familias corremos peligro en nuestros sectores y ciudad y a poder arbitrar conforme a esto nuestra propia defensa. Tener que enterarnos por la prensa de estas cuestiones, estar fuera de órganos como la Junta Local de Seguridad y creerse el gobierno con derecho a restringirla y a excluirnos, no ayuda nada.
 
 
Aruca Gómez
Portavoz de Cs Tres Cantos

Compartir este artículo