TORMENTAS EN UN VASO DE AGUA

Los tiempos que se avecinan requieren reflexión y moderación, cada vez se hace más necesario que un partido político de centro moderado esté presente en las instituciones para hacer política útil. Durante las campañas electorales todos los líderes de izquierda y derecha hacen discursos exaltados que luego tienen que enmendar. Hacen afirmaciones que una vez pasado el período electoral quieren olvidar. En el siglo XXI es imposible esconder una frase, una propuesta o un pensamiento que se ha hecho público, miles de objetivos, redes sociales, micrófonos mal apagados nos observan y escuchan. Se cumple la vieja sentencia “somos dueños de nuestro silencio y esclavos de nuestras palabras.


La velocidad del cambio hace que lo que ayer parecía una idea genial y nos movía a votar a un partido al día siguiente nos parezca una idea horrible y nos haga arrepentirnos de haberle votado. La coherencia de mantener la palabra dicha, de ser responsable y no engañar al electorado, de en definitiva ser honrado con lo comprometido no se entiende lo suficiente. Somos una democracia de resultado, es más importante conseguir gobierno que representar a los ciudadanos. Los debates que hoy son importantes y parece que auguran grandes desgracias, por ejemplo, nombramiento de una fiscal general exministra que mina la independencia judicial, a los tres días es una anécdota y a los cinco un recuerdo que no se sabe bien si es real o no.


Por eso, es importante en estos tiempos convulsos, la existencia de partidos moderados que propongan políticas útiles a los ciudadanos y las bases de una estructura de estado donde se necesite consenso y acuerdo para avanzar, volviendo al ejemplo de la fiscal, que el nombramiento sea parlamentario y se apoye en una mayoría sólida, al fin y al cabo,se trata de una figura importante de uno de los grandes poderes del estado y hay países donde los eligen directamente los ciudadanos.


El Gobierno de España se dedica más a los discursos que a los ciudadanos, más a las palabras que a la acción, está integrado por fuerzas políticas que no comparten la misma visión de España y de la política, por eso es necesario que Ciudadanos siga representando a los españoles que quieren moderación, diálogo y sobre todo políticas útiles para tener una calidad de vida de máximo nivel.

Juan Andrés Díaz Guerra

Compartir este artículo