EL ÉXITO DEL 25E

El pasado 25 de enero, en numerosas localidades de España, miles de personas, de los que una parte importante éramos pensionistas, protagonizamos un conjunto de movilizaciones para protestar por las conclusiones del llamado “Pacto de Toledo”. Concentraciones, cartas a las delegaciones de Gobierno, presentación de mociones en Ayuntamientos, reuniones con otras asociaciones, etc.. sustituyeron a las manifestaciones que la actual situación de pandemia y nuestra responsabilidad y prudencia no hacían aconsejables. Desde COESPE consideramos un éxito esta jornada que significa un punto y seguido en una campaña de largo recorrido que se acrecentará cuando las condiciones sanitarias lo permitan

Varios son las razones que nos llevan a una satisfacción razonable y a calificarla de éxito.

• La extensión de la protesta. Todo el territorio nacional, muchas autonomías y centenares de ciudades llevaron a cabo las diferentes acciones organizadas por las Plataformas Locales de COESPE. Estas Plataformas consolidan así su presencia y son parte esencial en un movimiento que reclama ser escuchado por los poderes públicos en todas las cuestiones referidas al Sistema Público de Pensiones, su reforma, financiación, viabilidad y futuro.
• Se ha avanzado en la unidad de acción del conjunto de los pensionistas y de otros movimientos reivindicativos. Así, junto a COESPE y otras agrupaciones de pensionistas, sectores de diferentes ámbitos se han querido sumar a la protesta, porque han entendido que nuestra lucha también es fundamental para ellas. Organizaciones sindicales, anti- desahucios, asociaciones de vecinos y reivindicativas de derechos humanos, han compartido nuestros objetivos. Todos y todas seremos alguna vez pensionistas.
• El gobierno no ha tenido más remedio que reaccionar ante la protesta. Previamente, contradiciéndose en su intención de prolongar hasta los 35 años el periodo de cotización para calcular la pensión. También el mismo día, acudiendo el ministro Escrivá a los medios de comunicación afines para alabar las falsas “virtudes” del Pacto de Toledo. Pero, con el silencio cómplice del periodismo domesticado, no dedicó en su entrevista ni una palabra al tema más grave que afectará al futuro del sistema de pensiones, los llamados planes de pensiones empresariales. Su puesta en marcha supondrá el desdoblamiento de las pensiones en un sistema mixto público-privado que empobrecerá las pensiones públicas y romperá la solidaridad intergeneracional e interterritorial en las aportaciones para las pensiones entre quienes puedan costearse una pensión de empresa y quienes, por su escaso salario y condiciones laborales, no puedan hacerlo.

Es evidente que con nuestra lucha y denuncias hemos conseguido introducir una pugna entre los miembros del gobierno de coalición respecto al futuro del sistema de pensiones. Los planes del ministro Escrivá, que no olvidemos proviene del sector bancario, están encontrando cada vez más resistencia entre los partidos que sustentan al gobierno. Hemos de conseguir parar la ofensiva programada y constante de los grandes grupos financieros para hacerse con la gestión y utilización en su beneficio del gran pastel que suponen las cotizaciones de la clase trabajadora. No lo consentiremos. Por eso, nunca fue más preciso ser fiel a nuestro lema: GOBIERNE QUIEN GOBIERNE, LAS PENSIONES SE DEFIENDEN

Redacción

Compartir este artículo